El término Veracidad aparece con muy pocas definiciones en los diccionarios, resumiéndose prácticamente a plantear como aquella cualidad de ser veraz, o sea, que dice, usa o profesa siempre la verdad, o actúa en conformidad con la verdad.

Es así que guarda una relación estrecha con el concepto de la verdad, y con otros términos semejantes, como son la franqueza, la autenticidad, la sinceridad, entre otros. Desde este punto de vista la veracidad se rige por normas y valores que son establecidos socialmente y, por lo tanto, es susceptible de ser educada y enseñada.

Un planteamiento es veraz cuando se ajusta a una verdad considerada como tal, por lo que la veracidad es siempre una comprobación de una realidad que es cierta en sí misma, y que suele catalogarse como un valor o cualidad positiva por un grupo social dado.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

El  trabajo con la veracidad debe partir de aquellas situaciones en que es importante decir la verdad, en esto el ejemplo del maestro desempeña un papel fundamental, que siempre dará respuestas lógicas y reales que favorezcan la imitación y la comprensión de porqué se debe decir siempre la verdad en cualquier situación de la vida. Una de las formas más asequibles es propiciar que los alumnos digan la verdad en aquellas situaciones que así lo requieran, aunque esto pueda implicar alguna sanción o requerimiento moral. Pero la labor pedagógica no debe encaminarse a que el alumno  sea veraz por evadir un castigo, sino que lo sea por el simple hecho de actuar moralmente de forma correcta, solo así se puede hablar realmente de que existe una conducta veraz.

En los alumnos del primer ciclo esta cualidad de la personalidad se puede trabajar mediante conversaciones, relatos, narraciones, dramatizaciones, títeres, etc., en los que ya se introduzcan análisis contradictorios de los comportamientos veraces y no veraces, pues la organización escolar impone muchas situaciones en que la conducta veraz tiene particular significación. La obtención de logros será un trabajo paciente y dedicado, adecuando las exigencias al nivel de compresión y de las posibilidades de los alumnos.

Respecto a estas actividades pedagógicas diversas para la formación en los alumnos de una conducta veraz, es necesario que el maestro recuerde que no basta con realizarlas con este objetivo en su momento correspondiente del horario docente, sino que debe aprovechar todas las oportunidades que la vida cotidiana que la escuela ofrece para enseñarles a ser veraces y a que conozcan que la veracidad les ayuda a vivir en paz con las demás personas.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

En los alumnos del segundo ciclo, por su mayor desarrollo intelectual y la complejidad de los contenidos de su currículo, estas actividades no han de concretarse a un simple análisis de las conductas veraces expuestas, sino a relacionarlas con sus propios comportamientos, para lo cual el docente podrá utilizar diversas vías metodológicas, como son el conversatorio, las entrevistas, la búsqueda de documentación, el análisis de la información en los medios mediante debates y discusiones grupales, entre otras.  

Desde el punto de vista pedagógico, y por un mayor nivel de abstracción de los niños y niñas de estas edades, ha de trabajarse en los conceptos de la verdad y la veracidad directamente, sin necesidad como en los años previos de recurrir a la antítesis de la mentira.

Es particularmente importante en estos alumnos del segundo ciclo que las acciones intelectuales realizadas se acompañen de un fuerte componente emocional y vivencial, de modo tal que su comportamiento veraz se rija por controles internos y no por exigencias o reforzadores externos. Desde este punto de vista la realización de tareas que impliquen un logro grupal y su reconocimiento general son factores importantes en la consolidación de la conducta veraz., en particular en aquellas situaciones en las que exista la posibilidad de asumir diferentes conductas en un sentido u otro, y que en cierta medida obliguen a actuar de modo veraz aunque ello no sea lo que más beneficios propios pueda rendir.