El respeto se define en la mayor parte de los diccionarios más que como un valor respecto  a otros valores, acciones o comportamientos, que como valor en sí mismo. Así aparecen muchas acepciones como respeto a la diversidad, hacia los demás, hacia lo ajeno, entre otras.

El respeto como valor se define en el Diccionario de la R.A.E. como la veneración, la consideración, deferencia o acatamiento que se hace a alguien o algo. También lo implican como el reconocimiento del valor de algo

Otros diccionarios añaden las definiciones del reconocimiento del valor inherente y los derechos de los individuos y de la sociedad. Es un valor moral que faculta al hombre para el reconocimiento, aprecio y valoración de las cualidades de los otros y de sus derechos, ya sea por su conocimiento, experiencia o como personas.

En suma, es reconocer, apreciar y valorar a la persona, así como a los demás, estableciendo lo que cada uno puede o no hacer, como base de la convivencia grupal. Respetar a alguien es tratarlo de acuerdo con su dignidad.

De igual manera se define que el respeto no solamente se aplica hacia las leyes o la actuación de las personas, sino que se imbrica con la autoridad que los padres ejercen sobre los hijos, los maestros con sus alumnos, etc.

El respeto a la diversidad étnica y cultural, la educación cívica apoyada en la ciudadanía plena y extendida, la pertinencia curricular frente a distintas realidades sociales y culturales con que llegan los niños a las escuelas, así como el fomento a prácticas comunicativas basadas en el respeto al otro y la reciprocidad en la comprensión, son elementos básicos que debe tener la escuela de hoy.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

Se debe aprender a respetar democráticamente la pluralidad y la diversidad de aspiraciones, experiencias, objetivos y sueños que mueven al ser humano, así como aceptar que unos consideran más importante lo que para otros es secundario, y luchar a su lado. En este sentido el respeto a la diversidad pasa tanto por el respeto a las diferentes culturas como por el respeto a las opciones de actuación política, respetando el propio ritmo de cada uno y la intensidad de su compromiso en la lucha social.

Al alumno de la escuela primaria hay que enseñarle que a las personas no se les discrimina por su raza o procedencia étnica, que debe respetar lo diverso, comprender que la diversidad  está en las distintas culturas y razas, que se es diferente porque las culturas son diferentes, pero como seres humanos todos son iguales, que solo se diferencian los valores en su aspecto externo, porque en su esencia son los mismos.

El maestro tiene frente a sí la inminente tarea de educar en el respeto a la diversidad, pues cada día son más las familias que emigran a las grandes ciudades en busca de un futuro mejor, y debe inculcar en sus alumnos la aceptación de los niños y niñas de esas familias, sus culturas y tradiciones, e integrarlos al grupo escolar.

Hay que enseñarles a los alumnos a amar a sus condiscípulos, ya sea negro, chino, blanco, árabe o indígena, a respetar sus culturas y tradiciones. Este respeto a la diversidad comienza incluso desde el conocimiento que han de tener los alumnos de las culturas de sus compañeros de aula y escuela, y que a veces no es propiciado lo suficientemente que se debería.  .

Los alumnos del primer ciclo por sus particularidades psicológicas son muy semejantes a los de la escuela infantil, por lo que la mayoría de las actividades que se solían realizar en la misma para la aceptación de la diversidad cultural pueden seguirse utilizando, si bien pueden añadirse algunos procedimientos un poco más complejos dadas las condiciones organizativas de la escuela. Así a los juegos, dramatizaciones, descripciones y realización de actividades culturales, pueden utilizarse formas iniciales del análisis de conceptos y búsqueda de información respecto a la cultura de sus coetáneos mediante vías que les resulten atractivas.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

Los escolares del segundo ciclo requieren ya de actividades que impliquen un mayor grado de reflexión y participación, como son el hacer foros y talleres, la realización de campañas a favor de la diversidad, y el desarrollo de investigaciones apuntadas a definir las particularidades de la diversidad y la heterogeneidad de sus manifestaciones.
 
El maestro juega un rol primordial en estas proyecciones, sirviendo tanto de modelo como de orientador de las actividades, procurando que las mismas están cargadas de un fuerte componente emocional que posibilite la manifestación de vivencias que consoliden la asunción cognoscitiva de la aceptación de la diversidad.