El respeto se define en la mayor parte de los diccionarios más que como un valor respecto  a otros valores, acciones o comportamientos, que como valor en sí mismo. Así aparecen muchas acepciones como respeto a la diversidad, hacia los demás, hacia lo ajeno, entre otras.

El respeto como valor se define en el Diccionario de la R.A.E. como la veneración, la consideración, deferencia o acatamiento que se hace a alguien o algo. También lo implican como el reconocimiento del valor de algo

Otros diccionarios añaden las definiciones del reconocimiento del valor inherente y los derechos de los individuos y de la sociedad. Es un valor moral que faculta al hombre para el reconocimiento, aprecio y valoración de las cualidades de los otros y de sus derechos, ya sea por su conocimiento, experiencia o como personas.

En suma, es reconocer, apreciar y valorar a la persona, así como a los demás, estableciendo lo que cada uno puede o no hacer, como base de la convivencia grupal. Respetar a alguien es tratarlo de acuerdo con su dignidad.

De igual manera se define que el respeto no solamente se aplica hacia las leyes o la actuación de las personas, sino que se imbrica con la autoridad que los padres ejercen sobre los hijos, los maestros con sus alumnos, etc.

El respeto a la diversidad étnica y cultural, la educación cívica apoyada en la ciudadanía plena y extendida, la pertinencia curricular frente a distintas realidades sociales y culturales con que llegan los niños a las escuelas, así como el fomento a prácticas comunicativas basadas en el respeto al otro y la reciprocidad en la comprensión, son elementos básicos que debe tener la escuela de hoy.

PARTICULARIDADES EDUCACIÓN INFANTIL

Al niño es necesario desde muy temprano  enseñarle que a las personas no se les discrimina por su raza o procedencia étnica. Es necesario luchar contra el racismo arraigado desde hace siglos en nuestras culturas.

Al niño hay que enseñarle a respetar lo diverso, a comprender que la diversidad está en las distintas culturas y razas, que se es diferente porque nos educamos en culturas diferentes, pero como seres humanos somos iguales, nos diferencian nuestros valores.

Hay que enseñarlos a amar a sus compañeritos ya sean negro, chino, blanco,  árabe o indígena, a respetar sus culturas y tradiciones.

El educador tiene frente a sí la crucial tarea de educar en el respeto a la diversidad, pues cada día son más las familias que emigran a las grandes ciudades o a otros países en busca de un futuro mejor, y debe inculcar en sus niños la aceptación de los niños de esas familias, sus culturas y tradiciones, e integrarlos al grupo de niños.

Es necesario respetar culturas y tradiciones de las diferentes etnias, pero hay que hacer que la escuela infantil las integre. Esto quiere decir que hay que desde muy temprano educar a los niños en el respeto a la diversidad.