El respeto a lo ajeno implica conocer y sentir que no se debe disponer de lo que no es propio, y si en un momento determinado necesitamos de algo que no es nuestro, no podemos tomarlo si no contamos con la aprobación  de  su dueño

Pero es también algo más. Es saber apreciar, reconocer y cuidar el trabajo de los demás, como por ejemplo no destruir los bienes materiales que realizan otras personas y de los cuales nosotros nos servimos, tal como la limpieza de la ciudad, el cuidado de los árboles del parque, etc.

Algo muy importante a tener en cuenta en este valor fue lo dicho a mediados del siglo XIX, por el presidente mexicano Benito Juárez, el cual expresó su famoso apotegma, que todavía se enseña en muchas escuelas, “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

El respeto es el reconocimiento del valor inherente y los derechos de los individuos y de la sociedad. Es principalmente el proceso de aceptar a los otros tal como son, con sus cualidades y sus defectos, y valorarlos como tales, teniendo en cuenta todos sus defectos y virtudes

En el plano personal o individual, en relación con el sujeto y sus relaciones con los demás, implica conocer y sentir que no se debe disponer de lo que no es propio, a menos que nos sea ofrecido. Pero es también algo más, es el compartir las ideas respetando las de cada cual, aunque no concuerden con las propias ideas u opiniones. Porque para respetar a los demás todos han de tener el mismo derecho, sin importar la raza, la cultura y la religión de cada cual.

Respetar a los demás es saber apreciar, reconocer y cuidar el trabajo de los otros, no destruir los bienes materiales que realizan otras personas y de los cuales se puede uno servir, tal como la limpieza de la ciudad, el cuidado de los árboles del parque, entre otras acciones.

En el plano social está muy estrechamente ligado al concepto de la paz, y ya en el siglo XIX, el presidente mexicano Benito Juárez acuñó una frase que con el tiempo se convirtió en un apotegma que todavía se enseña en muchas escuelas y se refiere en numerosos documentos internacionales, “El respeto al derecho ajeno es la paz”, implicando que la noción de paz está ligada de manera indisoluble al concepto de paz.

Es por eso que desde temprana edad el niño y la niña deben realizar actividades que los relacionen con el respeto a los demás, a lo ajeno, a la diversidad étnica y cultural. En la escuela primaria es un valor a consolidar, pues ya los alumnos son capaces de discernir intelectualmente la significación que el respeto puede tener en diversas facetas de la vida cotidiana, del devenir social y de la relación entre los pueblos, lo que les permite asumir e interiorizar en mayor medida los comportamientos propios de dicho valor.

Los alumnos del primer ciclo tienen aún muchas características de la primera infancia a la cual aún pertenecen por regularidad del desarrollo, por lo que con frecuencia provocan situaciones de conflicto por la posesión de los objetos, los espacios para estar y jugar, los libros y materiales. Es por eso aconsejable realizar con ellos actividades grupales que involucren acciones que impliquen el compartir, el ceder, el ofrecer, como reflejo del respeto hacia sí mismos.

Los juegos de reglas constituyen vías metodológicas importantes para garantizar el respeto de los demás, porque si se vulneran las reglas del juego, entonces el juego no se puede dar.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

Los escolares mayores del segundo ciclo, que ya han asimilado nociones más consolidadas del respeto a lo ajeno y hacia los demás, deben dirigir sus acciones hacia el medio social, pues el respeto no es solo hacia los que le rodean, sino también hacia las leyes o la actuación de las otras personas en el contexto social, no es posible formar una cultura de paz, sino hay una conducta básica del respeto a lo que es de los demás, y hacia los demás como tales. Es reconocer en sí y en los demás sus derechos y virtudes con dignidad, dándoles a cada quién su valor.

La realización de campañas, visitas y excursiones y actividades colectivas como la elaboración de murales y medios de divulgación en la escuela son acciones propias que desarrollan el respeto a la labor de todos, y que empieza por la propia labor personal.