Según el Diccionario de la Real Academia española la bondad es la natural inclinación a hacer el bien, de hacer las cosas con cortesía, la cualidad de lo bueno, de la acción buena.

La perseverancia es definida desde el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como la constancia, firmeza o tesón en la realización de algo.

De igual manera la conceptúa como la firmeza y constancia en la ejecución de propósitos y resoluciones, o en la realización de algo

Otros diccionarios la valoran como la persistencia en alcanzar lo propuesto y buscar soluciones a las dificultades que puedan surgir, un esfuerzo continuo, que constituye un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto.

La perseverancia implica estabilidad, confianza y un propósito, dirigidos a obtener un determinado final en objeto o acción, manteniéndose constante en la prosecución de lo iniciado, hasta su logro

PARTICULARIDADES EDUCACIÓN INFANTIL

Se define la acción de perseverar como la constancia en la virtud y en mantener la gracia hasta la muerte.

Perseverar es una cualidad humana que permite mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión. La perseverancia se pone de manifiesto frente a obstáculos y frustraciones en la persecución de metas, y en la adhesión a principios establecidos previamente.

La perseverancia es un valor también para alcanzar lo que se desea a pesar de las cosas negativas que puedan pasar, y es también muy importante al estudiante que se enfrenta al conocimiento, pues el estudio siempre implica paciencia y perseverancia para la consecución de los fines propuestos. Por eso de dice que la perseverancia está en la base de la fuerza de voluntad.

No por gusto en el folklore español existe un adagio que dice “El que persevera, triunfa”, indicando la significación que tiene la perseverancia para obtener aquello que se quiere.

Esta cualidad se puede educar en el niño desde muy temprano, para ello, es necesario enseñarles la disposición para vencer las dificultades y constancia para cumplir las tareas propuestas. En este sentido se ha de realizar un trabajo sistemático en todas las actividades en que el niño participa, dándoles tareas que deba y pueda vencer, cuidando no estén por encima de sus posibilidades para evitar la frustración. Para ello se le brindará la ayuda necesaria y se estimulará su éxito, por pequeño que sea.