La palabra libertad aparece con una gama amplia de definiciones en cualquiera de los diccionarios del idioma español, quizás por constituir uno de los principales valores del género y la dignidad  humanas.

Así, el Diccionario de la Real Lengua Española la define como la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Es un estado o condición de quien no es esclavo, ni preso, y que por lo tanto, no están remitidos a sujeción y subordinación.

De esta manera se concibe como una idea y como un estado de ser, y por lo común se relaciona con la confianza y la franqueza, aunque en ocasiones se plantea como la licencia para hacer algo, o la facilidad, soltura, o disposición natural para hacer algo con destreza.

Otros diccionarios la señalan como la facultad natural de las personas para obrar o no obrar o para elegir la forma de hacerlo. El derecho para ejercer una actividad libremente y sin intervención de la autoridad, que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción, sin ser impedido por otros de forma coercitiva.

En otras palabras, lo que permite al hombre decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos.

Es la capacidad de autodeterminación de voluntad, que permite a los seres humanos actuar como deseen, en este caso se habla de libertad individual, pero cuando se relaciona con la soberanía de un país de habla de libertad nacional.

Esto hace que sea una condición que existe en las naciones bien gobernadas, y de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres sociales.

El Diccionario Psicopedagógico de la AMEI la define como la facultad del hombre de actuar de modo libre y autónomo, sin obligación alguna, y muestra una acepción relacionada con el quehacer educativo, el concepto de libertad en el método Montessori, algo que también está generalizado en otros modelos curriculares y concepciones educativas

En suma, el término suele relacionarse con una pléyade de acciones y actividades humanas, y así se dice de la libertad de conciencia, de comercio, de culto, de imprenta, cívica, entre otros muchos, y donde cada una tiene su propia definición.

PARTICULARIDADES EDUCACIÓN INFANTIL

La libertad es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos, es el estado o condición de quien no es esclavo. Es el actuar con desembarazo, franqueza, facilidad, soltura. También significa una disposición natural para hacer algo con destreza.

A la escuela le compete la formación de los hombres del mañana, es por ello que debemos tener muy claro y preciso ¿Cómo ha de ser el ciudadano que queremos formar? Las actividades docentes se programan sobre este modelo.

El niño habrá de conocer, que muchos hombres han luchado y otros seguirán luchando  para que él, su familia y todos los ciudadanos de su país gocen hoy de libertad.

Es necesario enseñar al niño desde pequeño, lo que significa ser un hombre, mujer o niño libre. Enseñarlo a que actúe de acuerdo con lo que le ofrece la libertad, que no tema expresarse, exigir sus derechos, hablar con franqueza, con soltura.

Pero también hay que enseñarle a diferenciar que actuar con libertad es considerar también a los otros, y que solamente se es verdaderamente libre cuando se actúa por el bien de los demás.