La justicia aparece definida en el Diccionario de la Real Academia como una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece o corresponde, siendo un conjunto de todas las virtudes, y califica como buena a la persona que la posee.

En su amplio sentido es conceptuada como derecho, razón, equidad, aquello que debe hacerse según el derecho o la razón, y que regula la igualdad o proporción que debe haber entre las cosas.

Otros diccionarios la plantean como es el conjunto de reglas y normas que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones. Se supone que en toda sociedad humana, la mayoría de sus miembros tienen una concepción de lo justo, y se considera una virtud social el actuar de acuerdo con esa concepción.

La Justicia se equivalencia con la ética, la equidad y la honradez, y todas las virtudes están comprendidas en la justicia. En definitiva, la justicia es el arte de dar lo justo o hacer lo justo a un individuo, basándose en los principios del derecho, sin tener ningún tipo de discriminación o preferencia hacia ninguna persona.

Desde el punto de vista social la justicia comprende el conjunto de decisiones, normas y principios considerados razonables de acuerdo con el tipo de organización de la sociedad en general, o de un grupo social determinado, e implica, por lo tanto, el tipo de objetivos colectivos que deben ser perseguidos, defendidos y sostenidos, y el tipo de relaciones sociales consideradas admisibles

La justicia está relacionada con una gama infinita de valores, como son la honestidad, la razón, la responsabilidad, la comprensión, la solidaridad, la honradez, entre muchos otros.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

Una persona se considera justa desde el punto de vista social cuando sus actos concuerdan con lo que el grupo social dado considera como justo. Este orden social es considerado justo cuando reglamenta la conducta de los hombres de modo que todos se sientan satisfechos y felices, y garantiza la libertad individual, por lo que el concepto de justicia está estrechamente ligado al de la libertad.

Para los niños y niñas del primer ciclo la injusticia se valora cuando observan la aplicación de un castigo desmedido o no correspondiente con la falta cometida, más lograr el concepto de que algo es justo les es muy difícil, porque implica valorar los aspectos positivos y negativos de un mismo comportamiento..

Con los alumnos del primer ciclo, dadas las condiciones organizativas de la escuela, es posible trabajar actividades en las que el análisis de su contenido, como pueden ser la evaluación grupal de las narraciones y dramatizaciones, ocupe un lugar importante. Particularmente significativo es incorporar a estos niños y niñas a las actividades extracurriculares y extradocentes que realizan los escolares mayores, así como la paulatina incorporación de las formas organizativas usuales utilizadas en ese ciclo, si bien mucho más simples y elementales que aquellas que suelen realizarse con los alumnos del segundo ciclo.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

Es por eso que en la edad escolar los alumnos del segundo ciclo son los que tienen las mayores posibilidades de la exacta comprensión de la concepción de justicia, por las posibilidades que tienen los niños y niñas de esta edad de comprender intelectualmente el concepto. Ello requiere de variadas acciones y actividades que refuercen el conocimiento y se apoyen en un componente vivencial apropiado.

Los escolares del segundo ciclo ya están aptos para plantearse tareas más complejas y análisis más abstractos, a partir de acciones grupales conjuntas en las que tengan necesidad de evaluar las conductas justas de las que no lo son. Es por eso que en estos alumnos los análisis de conceptos, las visitas dirigidas, y la realización de investigaciones han de ocupar un lugar importante en su proceso pedagógico.

Para la paz, además de la justicia, es consustancial la presencia de la libertad,  pues estos valores permiten el equilibrio y conjugación de las posibles divergencias sociales y la aceptación por todos de los acuerdos planteados. Es por ello significativo que los alumnos de estos grados superiores aprendan a relacionar en sus actividades el concepto de la justicia con otros valores, tales como la libertad ya mencionada, o la solidaridad, la comprensión y la tolerancia, entre otros.

En este sentido, con la justicia sucede lo mismo que con la libertad, pues la justicia individual, si está en concordancia con lo que es socialmente aceptado, se convierte en una justicia en el sentido social.