En el Diccionario de la R.A.E. el término compasión aparece escuetamente definido como el sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias. Por su esencia se sinonimia con la caridad, la solidaridad, la misericordia, la lástima o piedad, entre otros, todos los cuales son términos que hablan de una calidad humana basada en el concepto de humanidad y el afecto a los demás.

Así, se suele denominar como compasión a la capacidad de empatía y sentirse cercano al dolor ajeno, y al deseo de ayudarles, con vista a aliviar la situación que provoca la compasión. En la base de la compasión está la voluntad de que los demás no sufran, a partir de un sentimiento de empatía y proximidad hacia los otros, para lo cual es indispensable reconocer la gravedad de su desdicha.

La compasión es un sentimiento de responsabilidad y de preocupación por alguien, penetrando en la esencia del sufrimiento de quien requiere compasión. Ello determina que la compasión es una cualidad humana que requiere la identificación hacia los demás, el análisis de su necesidad, y el deseo de ayudar a resolver la carencia, lo cual la convierte en uno de los valores humanos más elevados. 

La compasión puede igualmente ser enfocada como sentimiento de empatía hacia otros seres humanos, aunque sean diferentes, sobre la base del respeto, por lo que se relaciona de igual manera con el concepto de la diversidad.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

Cualquier oportunidad es buena para enseñar al alumno del primer ciclo a ser compasivo, ya sea en las actividades cotidianas de la vida, en el hogar, la escuela o la comunidad inmediata. Ello hace necesario enseñar al niño y la niña a que sean sensibles ante la enfermedad de sus allegados, de un amigo o condiscípulo, de su mascota favorita, ante cualquier desgracia que ocurra a otras personas, incluso hasta hacia los animales en situación de indefensión, abuso o daño.

El hecho mismo de ingresar a la escuela significa ya de por sí encontrarse condiciones de organización muy distintas a las previas del hogar y de la escuela infantil, esto hace que favorecer actividades en las que pueda plantearse la necesidad de actuar compasivamente sea un objetivo de la formación de valores en esos momentos.

Participar de actividades de apoyo y ayuda a escolares de otras regiones o latitudes, observar vídeos y filmes donde se destaquen actitudes compasivas, realizar juegos de roles y didácticos con objetivos definidos de ayuda y apoyo solidarios a quienes lo necesiten, son todas acciones a llevar a cabo con estos escolares de los primeros grados.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

En los escolares de los grupos mayores del segundo ciclo las actividades a realizar son mucho más complejas. Como con el valor de la compasión se reafirman y perfeccionan otros valores, tales como la generosidad y la cooperación y ayuda, así como de la solidaridad y la compresión de los demás, las actividades pueden incluir aspectos de todos estos valores y no solo los referidos a la compasión, como pueden ser los análisis de conceptos, la realización de foros y talleres, el desarrollo de campañas, que en su conjunto refuerzan todos esos valores.

El análisis reflexivo de las conductas compasivas en cualquier acción cotidiana o institucional, puede ser a su vez un procedimiento importante para trabajar la compasión en los escolares mayores.

Este valor ha de incorporar como parte de sí la sencillez y la humildad, pues la compasión no tiene porqué acompañarse de boato ni estridencia, sino poner al servicio de los demás el tiempo, sin hacer distinción entre las personas por su condición, y tomando los problemas ajenos como si fueran propios, en una ayuda desinteresada que es algo que siempre caracteriza a la compasión.

El ejemplo de padres y maestros es un modo importante para el aprendizaje de la compasión, por lo que los modelos a brindar deben ser siempre positivos e impregnados de afecto y comprensión.