Según el Diccionario de la Real Academia española la bondad es la natural inclinación a hacer el bien, de hacer las cosas con cortesía, la cualidad de lo bueno, de la acción buena.

Suele también generalizarse con la amabilidad de una persona respecto a la otra, por lo que con frecuencia se le sinonimia con la cortesía, y se usan de manera simultánea, o se identifica a su vez con la amabilidad.

Otros diccionarios la conceptúan como una inclinación natural a hacer el bien, y la igualan a la dulzura, suavidad y amabilidad de carácter en una persona, por lo que la igualan a la facultad de ser bueno o de parecerlo

Es, de acuerdo con el diccionario Wikipedia, la cualidad de dar más de lo que se recibe, o por la que con poco esfuerzo se obtienen grandes resultados, y la persona es bondadosa si da a los demás sin esperar nada a cambio, o cuando da más de lo que espera recibir, es generosa, y ausente de maldad.

PARTICULARIDADES 1 Y 2 PRIMARIA

Es importante detenernos en algunas cuestiones referidas al desarrollo moral del niño de seis años. En primer lugar recordar que, en el transcurso de la actividad que él realiza desde pequeño, en contacto y comunicación con los adultos que lo rodean, asimila las normas de conducta, el sistema de relaciones, aprende lo que se puede y lo que no se puede hacer, y experimenta bienestar emocional cuando el adulto aprueba su comportamiento.

Es precisamente en su comunicación con los adultos, padres y educadores, que el niño comienza  a orientarse hacia los valores de la sociedad, por eso es indispensable que el adulto en todo momento sea ejemplo de bondad para el niño. Como le es muy necesario mantener la relación positiva con los que le dan cariño y afecto, el pequeño quiere actuar bien y no mal; sin embargo, el hecho de que lo desee no significa que lo haga realmente, ¿por qué?, sencillamente porque su personalidad está en etapa de formación y aún no le es posible la regulación moral, Primero pasan por una etapa en que el niño hace las cosas por agradar al adulto, posteriormente si tiene una adecuada estimulación moral, poco a poco las normas de conducta y los valores se van interiorizando.

En este ciclo hay que iniciar la formación de cualidades positivas de la personalidad y el desarrollo de la regulación moral, la cual debe garantizar la elección por el niño, de una conducta correcta en momentos en que esté en una situación de conflicto, es decir, cuando por ejemplo tener una conducta bondadosa requiera desprenderse de algo deseado o sea lo que quiera hacer no coincida con lo que él sabe que debe realizar o los adultos esperan de él.

La educación de la bondad en el niño debe ir dirigida a propiciar que las normas morales de la sociedad en que él vive lleguen a regular sus relaciones con los que lo rodean. Esta es una tarea a largo plazo pero, en primer grado se pueden ir sentando las bases para que, posteriormente, las adquisiciones se estabilicen y orienten la conducta del escolar. ¿Qué aspectos deberán ser atendidos en este ciclo?, ¿cómo hacerlo? Es indispensable atender al desarrollo de los sentimientos, la educación de buenos hábitos y formas adecuadas de conducta, las buenas relaciones entre los niños y de los adultos y niños.  

Al referirnos a la educación de hábitos y formas de conducta adecuados, pensamos de inmediato en la trascendental importancia que tiene la organización correcta del proceso docente-educativo y el régimen del día en particular. Una buena organización escolar es la premisa indispensable que posibilita que se manifiesten las cualidades que deseamos formar en los escolares. Es oportuno enfatizar que el proceso de la educación moral se logra en toda la vida del niño. No puede concebirse como una actividad especial y el educador debe saber que, en él, es fundamental su ejemplo, el estilo de relaciones que establezca con el pequeño.

PARTICULARIDADES 3 O SUPERIOR PRIMARIA

El alumno del segundo ciclo de la primaria ya ha tenido ocasiones en la educación infantil y el medio que le rodea de construir las bases de un valor como es la bondad, pero aún este no está totalmente consolidado, se requieren acciones y análisis cognoscitivos que vayan formando en ellos una conciencia de lo que significa ser bondadoso.

Ya en este período no basta con simples acciones, sino que los escolares han de concienciar sus conductas bondadosas, por lo que la realización de investigaciones sobre la bondad, la lectura de biografías de personalidades bondadosas, las visitas a lugares en los que la bondad está manifiesta, como puede suceder en un hospicio o centro de atención pública, han de promoverse como actividades, a la vez que se hace su análisis cognoscitivo.

No obstante, el ejemplo diario del maestro y la observación y seguimiento de conductas bondadosas, sigue siendo un medio educativo importante en el aula y la escuela, así como la aprobación personal y pública de dichas conductas.

La pertenencia a asociaciones infantiles, promovidas en la propia escuela o en la comunidad, con fines altruistas, conlleva siempre una buena dosis de bondad, por lo que deben estimularse su incorporación a ellas por parte de los alumnos.