Según el Diccionario de la Real Academia española la bondad es la natural inclinación a hacer el bien, de hacer las cosas con cortesía, la cualidad de lo bueno, de la acción buena.

Suele también generalizarse con la amabilidad de una persona respecto a la otra, por lo que con frecuencia se le sinonimia con la cortesía, y se usan de manera simultánea, o se identifica a su vez con la amabilidad.

Otros diccionarios la conceptúan como una inclinación natural a hacer el bien, y la igualan a la dulzura, suavidad y amabilidad de carácter en una persona, por lo que la igualan a la facultad de ser bueno o de parecerlo

Es, de acuerdo con el diccionario Wikipedia, la cualidad de dar más de lo que se recibe, o por la que con poco esfuerzo se obtienen grandes resultados, y la persona es bondadosa si da a los demás sin esperar nada a cambio, o cuando da más de lo que espera recibir, es generosa, y ausente de maldad.

PARTICULARIDADES EDUCACIÓN INFANTIL

La bondad es una de las cualidades humanas que mejor reflejan la esencia humana, pues la persona bondadosa es consustancialmente buena, benigna y benévola, y a veces se la relaciona con la amabilidad. Es la inclinación a hacer el bien, e implica afecto hacia el prójimo, condescendencia, comprensión de los demás.

Los mejores seres humanos suelen ser bondadosos, de ahí que iniciar a los niños en las conductas bondadosas desde una temprana edad es uno de las tareas más importantes de la educación para la paz, la educación moral, y la educación en su sentido más general.

El niño aprende a ser bondadoso en primer lugar por el modelo que le ofrece el adulto, y en segundo término por la realización de acciones que lleven implícitos comportamientos bondadosos, así comprende que lo mejor es ayudar, comprender y cooperar, en lugar de agredir, arrebatar o maltratar. Los modelos adultos pueden ser los cercanos, o aquellos que se muestran en los distintos medios de difusión masiva: la televisión, el cine, los vídeos. Más adelante la literatura va a cobrar un papel importante en este desarrollo.

La bondad puede enseñarse de muchas formas distintas y en muchos contenidos diferentes, y el niño puede aprender a ser bondadoso con sus iguales, con los adultos, con los animales, incluso con aquellos a quienes no conoce.

El centro infantil debe ser un lugar en el que las conductas bondadosas tengan una máxima expresión, pues ello contribuye a que los niños se sientan atraídos a repetir esas conductas que observan en todos los que los rodean.